Proyectos realizados

Hablar de nuestros proyectos es hablar de nuestra historia como empresa. Es en ellos en que se ven contenidos todos nuestros esfuerzos, y expresadas nuestra misión y visión.  A través de la historia de cada uno de ellos contribuimos a la reconstrucción de nuestro pasado histórico y legado cultural.

P.H. Paseo las Bóvedas (1998- 1999)

Las propiedades originales fueron compradas a las señoras Graciela y Delia Diez Pacheco herederas de la familia Pacheco, quienes fueron los propietarios en el siglo XIX. Estos edificios tenían un hermoso puente que se comunicaba internamente, y una azotea con una de las vistas más lindas al mar, la cual quedó bellamente incorporada y aprovechada en el proyecto de rehabilitación del edificio.

El proyecto consistió en la rehabilitación de 3 edificios, que unidos por un patio central se conectaron para crear un condominio de 13 apartamentos en su mayoría tipo “Loft” de una recámara y en la planta baja se diseñaron 3 locales comerciales.

P.H. University Club (1999-2000)

El terreno donde se encuentra el edificio perteneció igualmente a la familia Pacheco quienes lo venden a una sociedad llamada University Club, donde se estableció un Club de lectura donde además se realizaban diversas actividades culturales y sociales, sus principales socios eran americanos y hombres de negocios de la ciudad de Panamá.

En 1998 paso a manos del arquitecto Edward McGrath y es él quien hace los planos del proyecto que consistió en 6 apartamentos y  2 locales comerciales con una hermosa vista hacia la playa de Santo Domingo.

P.H. La Ronda (1999-2000)

El edificio data del siglo XIX de dos plantas de estilo colonial modernizado, lo bautizamos como “P.H. La Ronda”, ya que colinda con el tramo del Paseo Esteban Huertas o Paseo Las Bóvedas, que también se llamaba antiguamente “La Ronda”, ya que se paseaban por ahí los jóvenes solteros de la ciudad, “las niñas” separadas de los varones, siendo este escenario importante de las costumbres sociales de la época.

Los planos consistieron en un hermoso “garden apartment” en planta baja con doble altura y hermosos muros de calicanto. En el primer alto se desarrolló un amplio apartamento con desniveles y vistas hacia el mar por encima del Paseo Esteban Huertas.

P.H. Callejón del Chicheme (2001-2002)

La casa data de los tiempos de la colonia cuando esta calle era conocida como calle San Miguel, popularmente como “Callejón del Chicheme”. Posteriormente a mediados del siglo XVII, la calle fue conocida como Carrera de Acevedo Gómez y finalmente como calle cuarta. Para mediados del siglo XVIII había desaparecido casi la mitad de las edificaciones de la manzana debido al gran incendio que azotó a San Felipe en el año 1737. A pesar de dicho fuego, estas casas se mantuvieron en pie y manteniendo partes originales de su estructura, aunque quedaron en ruinas.

El proyecto cuenta con 5 apartamentos y 1 local comercial, que rescatan en su diseño importantes elementos originales de la época colonial como lo son el patio, su altísimo muro de calicanto y un hermoso arco de más de 300 años de existencia.

 

P.H. Casa Méndez (2002-2003)

El proyecto Casa Méndez se desarrolla en un hermoso edificio de dos plantas que data del siglo XIX. El edificio tiene un amplio frente y terreno, con un patio interno que brinda luz natural.

El proyecto consistió de 6 apartamentos y 2 locales comerciales. El arquitecto reubica el patio original hacia la parte posterior del edificio, permitiendo crear apartamentos con vista hacia la calle y otros con vista hacia el patio.

P.H. Casa Remón (2003-2004)

Señalan los datos históricos que la edificación actual pudo haberse construido a finales del siglo XIX y principios del XX. Las escrituras de la propiedad investigadas demuestran que para el año de 1915, la propiedad pertenecía a los herederos de Nicolás Remón y que la calle se denominaba “Carrera de Nariño”. Debido a una partición de bienes ejercida sobre la propiedad hacia el año 1920, la misma es heredada por Juana Arias viuda de Remón y María O. Remón de Chiari, y continúa bajo la propiedad de éstas hasta la década de los 30.

El diseño consistió de 3 apartamentos y un local comercial. El edificio fue vendido en su totalidad durante su construcción a “International Living” empresa americana que por más de 30 años se ha dedicado al asesoramiento de extranjeros, en la búsqueda de lugares para retiro.

P.H. Calle las Monjas (2004-2005)

Esta propiedad que data del siglo XVII, la cual resulta totalmente afectada por el incendio del año 1756. En el siglo XIX toda la manzana se divide en dos lotes. Un lote es un terreno baldío y el otro lote es donde actualmente se encuentra el P.H. Calle de las Monjas. Posteriormente la calle San Antonio se le llamó para esta época la “Calle de las Monjas” hoy Avenida Central.

La propiedad es  remodelada a principios de siglo XX a su característica y elaborada fachada actual, que incluye muchos detalles como lo son los pequeños querubines que adornan los balcones del primer nivel, los hermosos y pequeños balcones de hierro forjado situados uno por cada vano del segundo nivel.

El diseño consistió de 8 apartamentos y 1 local comercial. Los apartamentos fueron todos diseñados con vistas hacia el patio central original, el cual divide el edificio en dos secciones que se logran conectar mediante el diseño de hermosos puentes que se incorporan bellamente los antiguos muros del edificio que flanquean el patio interno.

P.H. La Legación (2005-2006)

Por el tipo de vanos y tragaluces de la propiedad, y la información obtenida a la fecha, se estima que su construcción se realizó alrededor de 1870. En 1883 se mudó al edificio el ingeniero Jules Dingler, ingeniero jefe de la Compagnie Universelle du Canal Interoceanique. Una vez los Estados Unidos asume la construcción del canal interoceánico, esta continuó siendo la residencia del ingeniero jefe. Allí vivió John Wallace, la primera autoridad de la empresa canalera norteamericana, a principios del siglo XX. Posteriormente, se instala en la propiedad, la primera sede de la embajada o “legación” norteamericana en Panamá.

El diseño consitió en 8 apartamentos, y un local comercial en el cual se ubica actualmente las oficinas de CISF.

P.H. Cuatro Casas (2006-2009)

Este proyecto incluyó la restauración de 4 edificios las cuales llamamos Casa Catalina, Casa Erhman, Casa Ardila y Casa De La Torre y en conjunto el P.H. Cuatro Casas. 

Destacamos que La Casa Catalina es de estilo colonial modernizado y data del siglo XIX. Uno de sus dueños fue Don Nicanor de Obarrio prócer de la independencia de Panamá de Colombia. La Casa Ehrman es de estilo Neoclásico y data de principios del siglo XX. Su dueño original fue Natalio Ehrman. Al lado se encuentra La Casa Ardila con balcones de estilo francés que fueron resultado de renovación que se hiciera al edificio alrededor de 1928. El tipo de columna conocido como “Ginger Bread” era típico de las casas de esa época en las colonias francesas en el Caribe.

El diseño consistió en  12 apartamentos y 7 locales comerciales.

Casa Arango (2007-2008)

Ubicada en la emblemática Calle Décima la historia entorno a la Casa Arango nos indica que fue originalmente construida a mediados del siglo XIX, que perteneció originalmente por varias décadas a miembros de la familia Arango. Cuando la adquirió CISF la fachada y el edificio estaban totalmente  destruidos por lo que la fachada se creó totalmente nueva de acuerdo a los datos obtenidos sobre su volumetría original. 

Consiste en una casa unifamiliar;  el diseño interno es más bien contemporáneo, aprovechando las alturas de los pisos para crear entrepisos iluminados por tragaluces hacia la parte posterior del edificio y por mansardas en la fachada.

Casa Obispo (2007-2008)

El terreno donde se encuentra la Casa Obispo fue originalmente de Ramón Arias Feraud y de Don Manuel Amador Guerrero, ambos líderes del movimiento independentista y este último el primer presidente de Panamá.  La propiedad es construida y vendida en 1884 por Amador Guerrero a Don José Telésforo Paúl, célebre Padre jesuita, de origen colombiano, nombrado Obispo de la Diócesis del Istmo de Panamá por el Papa Pío IX.

 

P.H. La Merced (2007-2009)

La propiedad colinda con la Iglesia de la Merced, y al igual que la Casa Garay, fue parte del Convento Mercedario. Internamente se pueden apreciar las arcadas de calicanto que se presume fueron parte del Convento, así como las huellas de un aljibe colonial, elementos que se incorporan como parte del patio interno.

 

P.H. Casa Garay (2010-2012)

La edificación data de los inicios de la ciudad en épocas de la Colonia (siglo XVII), y formaba parte del Convento de la Merced. En los archivos de Indias se indica que en el sótano de esta propiedad se encontraban entradas de túneles que la conectaban subterráneamente con la Iglesia catedral aunque no se logró encontrar ninguna evidencia contundente de esto. En 1850 esta propiedad al igual que otras de la iglesia es expropiada por el Estado. Alrededor de 1880 se construye el edificio con la configuración que actualmente conocemos, y se registra como primera propietaria a Mercedes Diaz de Garay, esposa del célebre pintor Epifanio Garay y Caicedo, y es heredada posteriormente por sus hijos el célebre literato, musicólogo y diplomático Don Narciso Garay Díaz, y la conocida educadora, Doña Nicole Garay.

Consistió en  9 apartamentos y el proyecto recibe el premio SPIA (Asociación Panameña de Ingenieros y Arquitectos) en la categoría “Mejor Obra de Restauración” en el año 2012.

 

P.H. Casa Neuman (2012-2014)

Los edificios datan de las dos últimas décadas del siglo XIX y tres de los cuatro que conforman el proyecto pertenecieron a la familia de Don August Wilhelm Newman, casado con Ana Catherina Van der Hans de Newman. A principios del siglo XX una de las fincas del proyecto perteneció a Don Ernesto De la Guardia, un respetable hombre de negocios y además de gran cultura, quien fuera padre del Ex-presidente Don Ernesto De la Guardia Jr. (1956-1960).

Consistió de 13 apartamentos, y 5 locales comerciales y  las edificaciones fueron unidas internamente por un gran patio original que las conecta y donde se pudo rescatar un hermoso aljibe de la época colonial.